(54-11) 4951-2149 / 4951-3106
ventas@laminasyposters.com.ar
Av. Corrientes 2123, CABA, Argentina


Delacroix, Eugène

Delacroix, Eugène

Ferdinand-Victor-Eugène Delacroix (Charenton-Saint-Maurice, Francia, 26 de abril de 1798 - París, 13 de agosto de 1863) fue un pintor francés.
 Delacroix pudo ser hijo biológico del político Talleyrand, al que se parecía físicamente. De todas formas, Eugène fue registrado como hijo del político Charles Delacroix y de Victorie Oeben. Eugène fue el cuarto y último hijo del matrimonio.
Al morir su padre, en 1805, Eugène se traslada con su familia a París, a casa de su hermana mayor Henriette de Verninac. Al año siguiente se inscribe en Liceo Imperial donde realiza estudios clásicos. En 1813 reside en casa de su primo Batallie en Valmont. Desde Valmont visita Rouen, donde lo impresionan vivamente las ruinas medievales y el palacio de justicia gótica, que ya empieza a suscitarle el gusto por la arquitectura del medioevo. En 1814 muere su madre quedando huérfano pero bajo la protección de su hermana mayor Henriette.
En 1815 Delacroix entró en el taller del pintor neoclásico Pierre Narcisse Guérin. En 1816 se inscribe en la Escuela de Bellas Artes, donde contrae amistades que durarán toda la vida. El primer encargo público que realiza en 1819, La Virgen de la Mieses, de la iglesia de Orcemont, deriva claramente de sus estudios de Rafael.
En 1822 Delacroix expone por primera vez Dante y Virgilio en los infiernos. Dos años más tarde pinta La matanza de Quíos.
A sus 30 años logra provocar controversia en el público con el cuadro La muerte de Sardanápalo pintado en 1827 y expuesto en el Salón de París.
En 1832, realiza un viaje de seis meses a Marruecos y Argelia, descubriendo allí la deslumbrante luz y color de sus paisajes, sus gentes, la sensualidad y el misterio, sensaciones intensas que se reflejarán en toda su obra posterior.
El 5 de julio regresará a Toulon con más de 100 dibujos y croquis de sus viajes; se conservan tres de ellos en el Museo del Louvre y uno en el Museo Condé de Chantilly.
Cuando regresa de Marruecos recibe encargos oficiales para decorar y pintar diversos edificios públicos: el Salón del rey del palacio de Borbón, el palacio de Luxemburgo, la Galería de Apolo en el Louvre.
En 1857 fue admitido en la Academia de Bellas Artes.
En 1859, el pintor expone por última vez en el Sálon ya que a pesar de su empeño no puede trabajar de forma continua. Su estado de salud se deteriora por una laringitis y tendrá que retirarse y guardar reposo fuera de París, en el campo. En 1861 termina los frescos de Saint-Sulpice (obra que había comenzado en 1849) y comienza la decoración del comedor del banquero Hartmann. En 1863 su estado de salud empeora pero sigue pintando, muere el 13 de agosto, acompañado solamente por su fiel ayudante Jenny Le Guillou. Dejando sin concluir las cuatro grandes telas destinadas al comedor de Hartmann. Meses antes escribe en su diario: "El mérito de una pintura es producir una fiesta para la vista. Lo mismo que se dice tener oído para la música, los ojos han de tener capacidad para gozar la belleza de una pintura. Muchos tienen el mirar falso o inerte; ven los objetos, pero no su excelencia". Y así termina su existencia este gran pintor cuya obra artística puede considerarse verdaderamente revolucionaria.



ARTE EN CANVAS ENMARCADOS OBRAS MAESTRAS IMPRESION A PEDIDO IMPRESIONES DIGITALES
FINE ART